Search
domingo 21 octubre 2018
  • :
  • :

“A LA MAESTRA CON CARIÑO” POR LA LEY DE OPINION

Una persona que tiene una gran trayectoria como operadora terapéutica de EL ARTE DE VOLVER, dejara de trabajar en la institución que me recupero de las adicciones a las drogas, el tabaco y el alcohol. Ella se había recuperado hace 10 años y, como le vieron “pasta” de conductora, se convirtió en operadora. Y en una inimitable.
En estos días dejará de estar todas las mañanas a 1° hora leyendo los cuadernos de los pacientes de El Arte de Volver. Y también con su propio cuaderno donde apuntaba de todo para que nada se “le escape”. Aquellos “machetes” que siempre la ayudaban a estar encima de todo y de todos. Se comenta que luego de un tiempo los quemaba en el campo. Ya nada de eso volverá a suceder. Solo serán recuerdos y imágenes esporádicas en la memoria.
Tampoco será la encargada de coordinar el grupo de historias, denuncias, faltas a las normas de tratamiento y los consecuentes sanciones. Ella “iluminaba” los grupos con su garra, empuje y temperamento. Si te tocaba con ella… más vale que hayas hecho las cosas bastante bien porque si no el dia se te iba a “hacer largo”. Ella estará grabada a fuego en la memoria de todos.
Ya nunca más agarrará su cuaderno, su birome, el celular, el cuchillo y la “colación” todo calculadamente organizado, para ir a dirigir su grupo de auto ayuda. Los pacientes enmudecíamos, tragábamos saliva y más de uno hablaba con uno mismo, y tenía voces adentro y se decía: “hay… que no me toque hablar a mí”. Yo creo que ella era consciente, mientras pelaba su fruta alegremente, que hacia transpirar “como chorizo en la aguantera” a la concurrencia. Todo eso será nostalgia y sonrisas cómplices.
Faltará a los almuerzos, no se la verá poniéndole límites a los excesos y faltas de respeto de aquellos que tienen la expectativa de pasarla en tratamiento como si estuvieran de vacaciones. Pero también preguntando por familiares, hermanos, tus amigos, hablando de películas, nuevas series, sus hobbies y momentos de esparcimientos. Era un sol en la mesa, pero podía ser tu nube si te “mandabas alguna…”
Parece un cuento que no estará chequeando los cuadernos, siempre curiosa, controlando la higiene, el orden, y todas las cosas de institución como si fuesen propias. Recibiendo broncas, ataques de ira, faltas de respeto de nosotros hacia ella. Le podían decir cualquier cosa que nunca volvía con abatimiento, resentimiento, prejuicios con alguno, ni mucho menos con desgano a su trabajo. Al otro dia estaba de nuevo lista para la pelea.
Que vacío sentirá El Arte de Volver sin ella apagando los incendios arriba y abajo, despidiendo a cada uno de los pacientes que se iban, y hablando con cada uno de los padres que llegaban. Nunca cansada, nunca bostezando, nunca quejándose de tanta carga de trabajo.
Era todo terreno, daba el medicamento debido, a la hora establecida, curando heridas físicas o emocionales. Siempre exigiendo y exigiéndose con las normas del tratamiento. Tenía una capacidad para almacenar problemas, tratarlos y resolverlos a pruebas de “bombas atómicas”. Es raro que la más temida será muy extrañada. Una vez me dijo que eso siempre ocurría, y por supuesto que no le creí, pero créanme que es una verdad tan grande como su corazón.
Era “La Operadora del Over All”. Aquel sobretodo que se ponían los obreros hace 100 años. Y a trabajar horas y horas. Martillo, serrucho, soldadora, lija y decoración. Dale que es tarde. Era de la clase obrera. Con el agregado de que nunca la aburría su trabajo. Abrazó y amó su rutina durante casi 10 años en El Arte de Volver. Quizás se vacío de contenido, quizás quiere bucear, aun sin máscara de oxígeno, en otros mares más lejanos y remotos. Curiosa a más no poder.
Tenía una alta frecuencia de trabajo. Trabajaba en 220 voltios. Jamás se quedaba sin energía. Y si le sobrara… la brindaba, porque era una operadora sin interruptor. Es evidente que más allá de sus grandes condiciones y el amor por lo que hacía; sentía que su trabajo era muy importante. Porque trataba y salvaba vidas. Saber que lo tuyo es un legado inmortal por la vida de los otros seguro que le permitía siempre dar ese 110 %. Trabajar esa hora extra. Dando todo y un poquitito más también.
Tengo que reconocer que me daba un poco de miedo ya que me pedía cosas que yo no me creía capacitado para hacer. De sentir y conectarme con mis emociones más profundas. Tuvimos una relación algo “tormentosa”, pero la adoro, la admiro y jamás la olvidaré.
Y también me daba mucha envidia. Yo quería hablar como ella, tener esa “labia” a la carrera, con las palabras bien puestas y de manera coherente. Y de predicar con el ejemplo. ¿Como podía llegar a ser como ella (me preguntaba en silencio)?
Iris Francisconi entraba en los grupos con veintitantos años y enfrentaba, cuestionaba, y no negociaba con cuatro o cinco muchachones de cuarenta y tantos, veteranos de mil batallas y caras de cárcel. ¿Una sirena impertinente nadando entre tiburones enfermos y hambrientos? Esto si que medio que yo nunca lo había visto antes. Y eso que uno dice por ahí que ya está todo inventado…
Iris Nahir… ¿a dónde vas a ir? “Memoria de elefante”, siempre pendiente, curiosa y muy valiente. Albert Einstein decía: “Yo no tengo ningún talento especial. Solo soy curioso”. El talento fue ser una perpetua curiosa. Por eso pregunta, es sociable, extrovertida y normalmente feliz.
Se puede decir fríamente que: “Se va solo una operadora de “El Arte de Volver”, a mí me gustaría decir : “El Arte de Volver jamás será lo mismo sin esta operadora”.
ACTIVA 98.9 Y WWW.ACTIVACONCORDIA.COM




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.