Search
martes 20 noviembre 2018
  • :
  • :

BASQUEBOLISTA EDUARDO “EL ZURDO” LOPEZ EN LA LEY DEL DEPORTE

Estuvo con La Ley del Deporte un basquetbolista que es un referente ineludible del primer Estudiantes de Concordia en la Liga Nacional B y en la Liga Nacional A de Básquet. Si nombras a Eduardo “El Zurdo” López inmediatamente se vienen aquellos sábados a cancha llena en el gimnasio de los Santos Padres y en el Ferro. Era el excelente y alto programa que la ciudad tenía para ofrecer en la segunda parte de la década del ’80. “El Zurdo” López representa, quizás como ningún otro jugador, aquellos “años locos” de jugadores de elite, ídolos de la selección, los primeros negros en la ciudad, y tantas imágenes y emociones de la dulce infancia. Hoy es un ciudadano ilustre en Concordia. Se lo ve en todos lados. Por su tamaño y porque siempre está fuertemente ligado al deporte y a los amigos que “cosecho”. Esto dijo Eduardo López en La Ley del Deporte:
Yo soy de Villa Ocampo, en el norte de la provincia de Santa Fe, es una zona con una enorme riqueza forestal y variada fauna autóctona. Es una ciudad de 20.000 habitantes. “Un pueblo” en el que viví hasta que terminé la secundaria. “Mis viejos” ya están fallecidos y tengo una hermana que vive en Villa Gesell. Así que no voy casi nunca para allá. Yo jugaba mucho al futbol y al básquet. Siempre fueron mis dos deportes. Viajábamos a Reconquista y Avellaneda que son ciudades que están muy cerca, a los campeonatos provinciales. Luego me fui “torciendo” hacia el lado del básquet porque me dijeron que tenía más condiciones y me iba a poder desenvolver mejor”.
“Primero me fui a Obras Sanitaria donde estaba el técnico Guillermo Vecchio. Vivía en la casa de unos tíos. Después nos fuimos con él a Racing de Avellaneda y me llevan a jugar a Estudiantes de Concordia, en la por entonces Liga Nacional B. Llegue a Concordia con 21 años. Ya sabía que estaban armando un equipo fuerte. Que contrataron a “Chocolate” Rafaelli, “Chiche” Gornatti, Gustavo Aguirre. Que venía Andrés y Esteban De la Fuente y demás. Llegamos muy esperanzados y lleno de ilusiones a la ciudad”.
“El del ’86 fue un gran equipo. La máxima figura era Carlos Rafaelli, que ya había estado en Europa. Se destaca tanto que a raíz de su buen nivel retorna al seleccionado nacional con una trayectoria importante encima. La clasificación fue como decís vos “Lobo”, inolvidable y muy peleada. Llegamos seis equipos a definir el hexagonal y terminamos cuatro con la misma cantidad de puntos. Así que tuvimos que definir entre todos y fueron noches de muchísima gente. Ganamos los primeros cuatro en casa y perdimos todos allá, eran partidos de punto a punto. Definimos en la recordada final contra Peñarol de Mar del Plata y salimos campeones.
“No sentí el peso de jugar Liga Nacional, creo que jugué mejor, me asenté más y fui aprendiendo con el correr de los partidos. Me consolidé en la máxima categoría. Llegó Joe Pace, James Milton Bradley, Elnes Bolling. Primero nos dirigió Vechhio, luego Carlitos Rivas y finalmente Ricardo Jachuk. Yo era un jugador de marca, fuerte, aguerrido y que salía rápido en contrataque. Era rápido y fuerte de piernas. Tuvimos dos buenas ligas llegando a los Play Off. Y la tercera que no terminamos el campeonatos y que por ende descendimos. Fueron meses terribles para el equipo y para la institución. Muy preocupante y triste final, pero tuvimos momentos muy buenos y emotivos que recuerdo con gran cariño de aquella época maravillosa”.
“Me puse de novio acá en Concordia con María Cecilia Azcue mientras jugaba en Estudiantes. Después me fui a jugar a unos cuantos equipos afuera y seguimos con la relación. Ella me iba a visitar y yo venía para acá. Llegó un momento en que hubo que decidir. O nos casábamos y firmábamos o terminábamos la relación y cada uno seguía con su vida. Felizmente firmamos y nos instalamos acá. Yo me dedico a mi profesión que es Productor de Seguros. Tenemos dos hijos: Diego y Francisco. Uno es Diseñador Grafico y estudia Educación Física en Rosario, y el más chiquito todavía va al colegio y juega al futbol en Salto Grande, de central. Le tengo una fe importante. No es porque sea mi hijo pero es muy difícil de superar en el “mano a mano”. Lo que uno quiere es que sean responsables y felices”.
“Sigo haciendo deportes. Juego al básquet con los amigos de siempre. Salimos campeones e invictos con Estudiantes en Maxi Básquet 50 en el campeonato nacional. La pasamos bárbaro, entrenamos y vemos a “El Verde” en Liga Nacional que está muy bien. Da gusto ir a ver jugar a este equipo. También voy al club Profesionales Universitarios a jugar al futbol hace años. Nos juntamos con “alta banda” a pasarla bien, hacer actividad física al aire libre y divertirnos en el tercer tiempo. Siempre haciendo deportes y con amigos. Es parte de la filosofía de vida”.
Tiene una voz de locutor con su “importante” caja de resonancia. No duda ni se le mezclan los recuerdos, menos las temporadas. Memoria de elefante. Respondió todas las preguntas con rapidez y precisión. Mira atentamente a los ojos escuchando las preguntas y contesta con la mente plena y simple. Esta concentrado en el momento presente de la charla. En el estudio de Activa Concordia 98.9 y no en la triple frontera. No parece extrañar el pasado ni preocuparse por el futuro. Esta en el único momento real que tenemos los seres humanos: el presente. Y eso lo hace un ser sencillo y feliz. Ayer me lo crucé manejando en un auto que ni Lisandro “El Pelusa” Araya entraría, me tocó bocina con “medio torso” salido por la ventanilla y me grito: “Lobooooooo”. Es emocionante hacer un amigo tan bueno, lleno de historias fantásticas, que uno miró y admiró desde que tenía tan solo diez años… ¡privilegios de nuestra gran profesión!
LA LEY DEL DEPORTE (JUEVES 20 HS ACTIVA 98.9 Y WWW.ACTIVACONCORDIA.COM).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.