Search
martes 15 octubre 2019
  • :
  • :

¿CUANDO FUE LA ULTIMA VEZ DE TRES 0 A 0 AL HILO, BOCA?

En La Paternal, y para variar, Boca no pudo romper el 0 a 0.

¿Qué destacar? ¿Los 280 minutos sin haber recibido un gol o los 272′ sin convertir? Olé recuerda el antecedente más próximo de empates sin goles del Xeneixe. Muchos actores conocidos…

Antes de entrar en el análisis fino sobre qué es lo mejor y qué es lo peor, antes de meterse en la disección pormenorizada de esta particular racha de resultados, hay que convenir que hay cierta rareza. Al menos, en ofensiva. Porque se trata de Boca y porque Boca, adelante, siempre hace malabares para saber invertir y no perder punch, para meterse el gol entre ceja y ceja. Lo cierto es que el fútbol es un juego colectivo y que bla, bla, bla. Defensa y ataque. Sobreabundancia y carencia. Todo junto. Lo cierto es que el Boca de Gustavo Alfaro maneja unos números que rompen el molde y que ni el Indec entendería: el Xeneize de Lechuga acumula tres 0 a 0 consecutivos: el doblete ante Vélez por Copa Superliga y la seca igualdad del último domingo en La Paternal frente a Argentinos. ¿Qué destacar entonces? ¿Los 280 minutos sin haber recibido un gol o los 272′ sin convertir? Esa será harina de otro costal…

La última vez que Boca pasó por una situación similar ocurrió hace algo más de seis años, en el ciclo de Julio Falcioni. La serie comenzó el 7 de noviembre de 2012, en Catamarca, por la Supercopa Argentina: fue contra el Arsenal de, justamente, Gustavo Alfaro, que acabó levantando el trofeo después de una tanda de penales. ¿Los arqueros? Ustari por un lado, Campestrini por el otro. ¿Los delanteros sin suerte? Lautaro Acosta y Santiago Silva (con Erviti, Paredes, y Pol Fernández como volantes con llegada).

Cuatro días más tarde, en Santa Fe y por el torneo local, la historia se repitió en Santa Fe. Otra vez 0 a 0, aunque frente a Colón. Esta vez fue Diego Pozo, el 1 Sabalero quien le dijo ‘no’ al Laucha, a Viatri, y a los ingresados Blandi y Pochi Chávez. Gigliotti, por entonces en el equipo de Robero Sensini, tampoco pudo con Orion.

Luego, el 15 de noviembre en La Bombonera, la parda sin goles se dio ante el Newell’s del Tata Martino, que tenía a Nahuel Guzmán en el arco y a Gabriel Heinze (eliminado por el Xeneize en la ronda anterior de la Copa) en defensa. Nacho Scocco no pudo con Orion aunque no había mucho para festejar porque Boca seguía sin encontrar el arco (ajeno).

El Xeneize rompió su marca tres días más tarde, cuando en el Amalfitani (1-0 a Vélez), el Pelado Silva batió a su compatriota Sebastián Sosa, otro que anduvo seguido por Brandsen 805. Una semana más tarde, el 25, Gabriel Hauche descontó definitivamente para Racing, que cayó 3-1 pero que al menos se dio el gusto de embocar a Orion. Y las rachas, se sabe, están para cortarse…




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.