Los asintomáticos. Es difícil saber cuántos son, pero pueden propagar el virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fue la primera en prender la alarma. «Es un nuevo virus y es la primera pandemia causada por un coronavirus. Hay muchas cosas desconocidas y cosas que antes no sabíamos y ahora sí, como la existencia de casos asintomáticos. Debemos aceptar las novedades con mente abierta y confiar en lo que vaya llegando», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, se refirió a la situación local. «Al día de hoy todavía no sabemos la proporción de asintomáticos que hay, pero sabemos que es bastante mayor a la que esperábamos al principio”, dijo el funcionario en declaraciones a radio Mitre.

Muchos, pocos o ninguno. Esas son las variantes en cuanto a la presencia de síntomas del coronavirus.

Lo más frecuente es ser sintomático. «Las personas con COVID-19 suelen tener síntomas similares a los de una gripe, como fiebre, cansancio y tos seca, y algunas personas pueden presentar dolores musculares, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea», publicó el Ministerio de Salud de la Nación en su sitio web.

Otra posibilidad es presentar muy pocos síntomas. A los enfermos en esa situación se los agrupa bajo la categoría de oligosintomáticos.

Y también están los asintomáticos, es decir, que directamente no tienen síntomas. “Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal”, detalla la OMS.

“Esto pasa con todas las enfermedades: con la gripe, con cualquier virus respiratorio y también con el coronavirus”, dijo a Clarín Gerardo Laube, médico infectólogo, pediatra, y docente de la Facultad de Medicina de Universidad Abierta Interamericana.

Tener síntomas o no, “depende de la respuesta inmunológica del individuo y de la cantidad de virus con la que el individuo haya entrado en contacto, y responde a las características propias de cada uno”, detalló Laube.

Lo difícil es cuantificar la cantidad de personas que hay en cada grupo de enfermos. “Uno tiene que presuponer que lógicamente hay cantidad de casos oligosintomáticos, que ni siquiera recurrirán a la consulta. Pero no es fácil definirlo en números”, explicó el médico.

Consultado sobre los dichos del Ministro de Salud porteño (respecto a un número de asintomáticos “bastante mayor al que esperábamos”), el infectólogo opina que “son estimaciones”.

“En la medida en que tenemos casos confirmados, también vamos presuponiendo —no habiendo nexo epidemiológico claro y habiendo cierta transmisión local— que esos individuos fueron contagiados de personas que ellos desconocen que hayan tenido sintomatología. Y a partir de ahí uno va haciendo suposiciones médicas que, como dice el ministro, todavía no podemos cuantificar”, agregó Laube.

¿Los asintomáticos contagian? “En general, contagia el que ya empieza con sintomatología. Y, por ahí, pocas horas antes de comenzar con la sintomatología», respondió el médico.

«Pero, ¿hasta qué punto uno puede marcar diferencia entre sintomático o oligosintomático? Porque eso también es subjetivo. Por ahí alguien se siente con resfrío, con dolor de garganta y no le da demasiada importancia. Es un individuo que no va a llegar al sistema de salud para estudiarse, y sí puede seguir contagiando”, siguió el infectólogo.

Y remarcó: “No es fácil determinar, si no se hace un hisopado, si ese individuo tiene presencia del virus en sus vías respiratorias”.

Ante la consulta de si se inmuniza alguien que tuvo la enfermedad sin síntomas, Laube responde en forma afirmativa. “Desde el momento que tiene contacto con la partícula viral, va a producir una respuesta inmune, con lo cual va a generar respuesta de anticuerpos”, aseguró.

Clarin

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *