Allanamientos por el Asesinato de la profesora. Hay un detenido.

Uno de los procedimientos se realizó en una vivienda lindante a la casa de la docente asesinada el pasado lunes, donde el personal de la División Investigaciones de la policía de Entre Ríos detuvo a una persona que estaría relacionada a la causa.

La Policía de Entre Ríos, bajo directivas del Ministerio Público Fiscal y la Justicia de Garantías, llevan a cabo  un procedimiento que podría derivar en el esclarecimiento del asesinato de la conocida profesora de Concordia, María Teresa Galli.

Uno de los allanamientos que se están llevando a cabo a media tarde de este miércoles es en Corrientes 475. Participan efectivos de la División Investigaciones de la Policía de Entre Ríos.

Fuentes confiables ligadas a la investigación revelaron a El Entre Ríos que las sospechas recaen en un sujeto que desempeñaría tareas en una fábrica de panificados que tiene sus instalaciones al lado de donde se halla ubicada la casa de la docente asesinada.

Es gente muy buena, no puedo creer». La frase resume el impacto que provocó en el barrio la detención del hombre que presuntamente sería el autor del crimen de la profesora Teresita Galli, ocurrido en la mañana del lunes 29 de Junio.

Uno de los vecinos del domicilio allanado, en Corrientes 475 de Concordia, confió a El Entre Ríos que el sospechoso tendría alrededor de 40 años y es padre de familia.

Una señora que vive en las inmediaciones lo dijo a su modo: “No puedo creerlo, es una familia tan buena; estoy helada».

Al retirarse del lugar, el Dr. José Costa, coordinador de fiscales, explicó que en las próximas horas se formalizará la acusación contra el detenido. “Estamos recolectando pruebas, estamos en plena etapa de recolección de pruebas”, reiteró.

Costa confirmó que la Justicia sospecha que el hombre apresado trabaja en una fábrica de panificación ubicada cerca de la casa de la docente Galli. También reveló que en los allanamientos habrían encontrado elementos que podrían pertenecer a la víctima.

El coordinador de fiscales evitó dar más precisiones al ser consultado por un segundo autor del crimen y si el detenido se conocía con la profesora asesinada.

Fuentes confiables ligadas a la investigación revelaron a El Entre Ríos que las sospechas recaen en un sujeto que desempeñaría tareas en una fábrica de panificados.Siempre en el terreno de las hipótesis, se especula con que el hombre, una vez cometido el hecho, regresó a su puesto de trabajo, sin necesidad de salir a la calle, y sería por ese motivo que el cerco policial no pudo dar con él, ni tampoco apareció su imagen en las cámaras de seguridad de la zona.

Fuentes: Radio Activa – DRu – El Entre Ríos
...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *