Cacerolazo en apoyo al jubilado que mató a un ladrón en Quilmes

Alrededor de las 20, un centenar de vecinos realizó un cacerolazo en apoyo al herrero de 71 años y reclamaron seguridad.

Un centenar de vecinos se reunió frente a la casa del jubilado de 71 años que mató de dos balazos a un delincuente en el partido bonaerense de Quilmes y realizó un cacerolazo en apoyo al herrero, al tiempo que los manifestantes reclamaron por “seguridad” en el barrio.

Alrededor de las 20, y con carteles escritos a mano con frases como “Basta de inseguridad!” y “Ni asesino ni héroe ¡Víctima! de la inseguridad y del estado de la Justicia”, los manifestantes se reunieron en torno a la vivienda de Jorge Ríos.

Federico, hijo del jubilado, dijo al canal Telefé que la convocatoria “es es el resultado de lo que siempre fue” su papá “en el barrio”, ya que “se volvió un referente de lo que es ser un buen tipo”.

“La mayoría son caras conocidas. Es un abrazo al alma y la evidencia de que la sociedad a veces toca fondo, pero siempre está dispuesta a unirse y a generar algo como esto, algo que en un punto es lamentable y por el otro es bueno, porque nos une a todos”, aseguró el hijo del jubilado.

En tanto, Silvana, quien vive en una casa contigua a la del herrero”, dijo al canal La Nación + que su vecino “es una persona de bien, jamás le hizo mal a nadie».

«Si pasó lo que pasó, fue porque se le metieron en la casa, no porque le gusta matar a la gente porque sí”, sostuvo.

Sobre el hecho, la mujer relató que se despertó “escuchando tiros, los perros estaban enfurecidos” y pensó “que alguien había entrado a la casa de Jorge, o que andaban por los techos”, pero que nunca imaginó “que habían entrado a la casa y que lo habían golpeado como lo habían golpeado”.

“Siempre tuvo arma Jorge, pero nunca la usó. Siempre fue un caballero, un buen vecino. Es una persona tranquila, serena, honesta y trabajadora”, contó Silvana sobre el jubilado, a quien conoce de hace “40 años”.

Además aseguró que le “apena mucho lo que le está pasando a Jorge y a toda su familia”, por tener que “abandonar un hogar, no tener más trabajo”, y explicó que ese “era un barrio tranquilo” y ahora le da “miedo sacar la basura al cesto”.

Mientras se replicaban los golpes a las cacerolas, los aplausos y los gritos por “¡Seguridad!”, otro vecino manifestó que no dan “más” y que están “colapsados”, mientras que sobre el accionar de Ríos argumentó: “Tres veces lo asaltaron en el día, ¿Qué otra reacción podes tener?”.

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *