Marcelo Romero, en diálogo con Tele 5
Marcelo Romero, en diálogo con Tele 5
Ex trabajadores de las líneas 9 y 9 A denunciaron a la empresa por irregularidades en el manejo de fondos, que habría quedado a la vista tras la implementación de la tarjeta SUBE. Aseguran que faltan 50 millones de pesos, que no se sabe a dónde fueron a parar, mientras que a los trabajadores no se les pagó lo que correspondía.

Marcelo Romero, exempleado de la línea, detalló una serie de presuntas irregularidades que involucran tanto a los propietarios de la empresa como a la Municipalidad de Concordia misma.

“A las máquinas SUBE se las entregaron a la cooperativa y yo las retiré y quedé como responsable de las máquinas porque las entregan en comodato. Por eso hoy me las están reclamando a mí. Se las pidieron al administrador y no se hizo cargo. Así que quedamos con el director de Tránsito, ‘Tito’ Zabala, para encontrarnos acá. Para colmo, las máquinas están en los micros y las estamos sacando de a una. Son 15 en total. Están desactivadas porque, al dar de baja la concesión de la línea 9, ya dan de baja las máquinas”, comenzó relatando Romero.

“Cuando quedé comprometido a juntar las máquinas, se juntaron todos los choferes y empleados de acá y dijeron no estar de acuerdo. Ellos quieren tener una conversación con el intendente porque nosotros quedamos a la deriva. Hasta ahora nadie se hizo cargo de los empleados. Tampoco hemos cobrado nada”, manifestó.

“Tengo una documentación donde se demuestra con fecha y hora la suma de plata que recibió la empresa a través de la Provincia. También tienen número de resolución, que eso no se puede truchar. Desde diciembre hasta los primeros días de mayo recibieron, en subsidio, la suma da $30 millones. Y en boleto, otros $20 millones», denunció el trabajador, y demandó: «Queremos saber dónde está esa plata, porque nosotros no cobramos nada». «Todo está bajo resolución ministerial de la Provincia de Entre Ríos, que se depositó en tal cuenta», agregó.

Respecto a la actual situación de los ex trabajadores de la línea 9, Romero expresó: «El compromiso de las primeras reuniones con el intendente era que las demás empresas absorbieran a los trabajadores que quedaran desempleados. Hasta ahora no ha pasado nada de eso. Quisimos hablar con el intendente y nos avisaron que no estaba, así que hablaremos con Zabala para que se comprometa y mañana nos reciba el intendente, porque queremos saber qué respuestas nos van a dar a nosotros».

¿A quién protege la Municipalidad?

Al preguntarle sobre la posibilidad de conformar una cooperativa, el ex trabajador de la línea 9 explicó: “En la primera reunión con el intendente, cuando todavía estaba la empresa activa, le propusimos salir nosotros con los coches a cumplir con el servicio. El intendente había dicho que intimó a la empresa para que en 24 horas volviera a prestar el servicio. Entonces propusimos que la empresa, que estaba trabajando con dos coches para la línea 9 y dos coches para la línea 9ª, saliera con cuatro coches para cada línea. Pero saltó la concejal Lía Solís a decir que teníamos que salir a trabajar como dice el contrato de adjudicación, que eran nueve coches (para la línea 9), ocho coches (para la 9 A) y dos auxilios”.

Al planteo de la edil, el trabajador al volante le cuestionó hipotéticamente que “si Timón hiciera caso a la notificación de la Municipalidad, ¿con cuántos coches piensa que va a salir? Va a salir con dos coches para cada línea. Y a nosotros, que queremos buscar una solución para no quedar desempleados, nos exigís todo. Pero a él, nada”.

«Dejaron sin transporte a la gente porque no buscaron la forma (de resolver el conflicto). Yo no he visto que lo hayan llamado al dueño o a mi hijo que lo hacen figurar como socio mayoritario, que no es tan así tampoco. ¿Por qué no nos llamaron desde la municipalidad a nosotros, grupo de desempleados, y a los dueños para arreglar las cosas?», cuestionó Romero.

Les pagaban subsidio por 15 vehículos pero trabajaban sólo 4

«Esto es por apoyo político», sentenció. Y continuó: «Te pongo un ejemplo: El parque móvil habilitado para la empresa son 15 vehículos y a la empresa le pagaban por 15 vehículos. Pero trabajaba con cuatro coches. Lo que pasó es que ahora con la SUBE, que tiene sistema satelital que te rastrea si el coche está parado o si salió de línea, se les fue complicando la mano».

«La Municipalidad era el organismo controlador de esto. Si a nosotros nos está diciendo la concejal que tenemos que salir con los coches que dice el contrato, ¿por qué no se lo exigieron a los prestadores anteriores, es decir, a Timón? A ellos les permitieron circular cada una hora, cada 40 minutos. Acá hubo parte de la Municipalidad que tiene una responsabilidad porque era el regulador de esto», manifestó el ex trabajador de la línea 9.

Acto seguido, Romero mostró ante las cámaras de Tele 5 Diario El Sol un resumen de los subsidios y cortes de boleto recibidos por la empresa desde diciembre de 2021 hasta los primeros días de mayo del 2022. El monto, en total, ronda los 50 millones de pesos. Asimismo, mostró una copia fiel de su original que establece, en su artículo 9: “La representación y uso de la firma social estará a cargo del Señor JUAN FRANCISCO TIMÓN”.

Posteriormente, Romero cuestionó: “A la cuenta la manejaban ellos (Timón). Mi hijo no podía tocar ni una moneda. Y ellos quieren hacer responsable a mi hijo. Ahora esto está en la Justicia y espero que esto prospere».

Consultado respecto a la cantidad de usuarios que quedaron sin el servicio de colectivo tras el cese de la concesión de las líneas 9 y 9ª, Romero explicó que “la gente del barrio Nebel ya no cuenta más con un servicio de colectivo”. Además, detalló que “por cada coche eran dos turnos que tenían, y por turno dábamos unos 150 boletos únicos. A eso hay que sumar “los boletos de estudiantes y demás”. Por lo que se estaría hablando de miles de usuarios al mes que se quedaron sin transporte.

“Ellos hacían transferencias bancarias a cuenta de un tercero para los empleados. Te tenían que dar el sueldo y te daban $10 mil o $13 mil. Por recibo hace siete meses que no cobramos. Hay unos adelantos de plata, pero son cuatro meses netos que no cobramos”, concluyó.

Fuente: Diario El Sol