Search
domingo 15 septiembre 2019
  • :
  • :

LAS DOS VIDAS DE DELFINA PIGNATELLO, LA ADOLESCENTE QUE ES EL DIAMANTE DE LA NATACIÓN ARGENTINA

Una nadadora de elite que a sus 19 años, combina entrenamientos y competencias con sus estudios y su actividad en las redes sociales.

Delfina Pignatiello vive dos vidas en una. Y le encanta hacerlo, porque la mueve la pasión por la natación y la adrenalina habitual que atrapa a cada adolescente desde que el tiempo es tiempo, con los condimentos clásicos de esta era tecnológica y de constante exposición pública.

A los 19 años, no extraña que sus redes sociales ardan en actividad, especialmente su cuenta de Instagram con 110 mil seguidores, en la que promedia 23 mil “likes” por posteo, repartidos entre fotos que van desde las relacionadas al deporte y a la intimidad en entrenamientos o en viajes, hasta aquellas más posadas o en las que promociona a sus sponsors, que van desde indumentaria casual y de natación hasta suplementos para recuperarse y alimentos saludables.

Esta faceta es algo muy común entre los atletas argentinos de alto rendimiento, que exponen productos en sus redes sociales porque necesitan el aporte de empresas privadas para subsistir, porque la ayuda de las becas no es suficiente.

Pero Delfina no es una instagrammer. Es una atleta de alto rendimiento. El diamante del deporte argentino de elite. Una nadadora destinada a subirse al podio en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y al menos a una final olímpica en Tokio 2020. Una rival de temer para quienes ya la conocen. Una piba con una experiencia que la hizo madurar de a poco, sin saltar pasos y con una constancia tan sólida que le permite ser también una alumna que viaja con su computadora y arma resúmenes para estudiar en todo viaje que emprende con su deporte.

Así como conoció el agua a los pocos meses, gracias a su madre, profesora de Educación Física e instructora de natación, abrazó decididamente ese deporte cuando cayó en manos de Juan Carlos Martín.

La sapiencia de su entrenador la hizo progresar de tal modo que sus consejos deportivos y de vida hicieron mella en su personalidad. Y Delfina terminó rechazando las becas que le ofrecían universidades de Estados Unidos para seguir con el Gallego y cerca de su familia, motor de la vida.

Su vida deportiva la vio sexta en los 800 metros libre del Mundial de pileta corta de 2016, con 16 años; bicampeona mundial juvenil en 800 y 1.500 libre (en esta prueba, es la 23ª del ranking histórico); doble medallista de plata en Buenos Aires 2018; y dueña del récord sudamericano en 800, con la tercera marca americana del año.

Su vida extradeportiva la encuentra enganchada con series de Netflix, escuchando música electrónica antes de entrenarse o competir, sin salidas ni fiestas ni trasnochadas para respetar su extensa rutina diaria y con especial cuidado por lo que genera en sus redes sociales, donde ha reconocido que hombres “mayores” le llegaron a enviar mensajes de forma privada.

Así son las dos vidas en una que vive Delfina Pignatiello. Y si ella las disfruta con intensidad y alegría, lo bien que hace y lo bien que le hace al deporte argentino.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.