Search
domingo 21 octubre 2018
  • :
  • :

¿QUIEN FUE CARLOS MONZON? POR LA LEY DEL BOXEO

Carlos Monzón nacio en San Javier, provincia de Santa Fe un 7 de agosto de 1942. Y murió a los 52 años en un accidente de auto en la localidad de Los Cerillos de la misma provincia, un 8 de enero de 1995. El accidente ocurrió en una salida restringida que le otorgaron de la cárcel, mientras cumplía un condena de once años, por haber sido hallado culpable de matar a su mujer Alicia Muñiz en 1988.
Carlos Monzón fue el boxeador mas grande de todos los tiempos que ha producido la gran industria del boxeo argentino. El mejor peso Mediano de todos los tiempos. Y uno de los diez mejores boxeadores libra por libra de la historia. Y eso es decir “bastante”…
El hombre pegaba muy fuerte desde todas las distancias. Y tenia gran resistencia a la batalla. Rápido en combinación, pegaba filoso retrocediendo y una puntería y precisión “quirúrgica”. Por mas que se le muevan siempre daba en el blanco. Coordinaba la defensa y la vista con una maniobra ofensiva. Y con la derecha “agujereaba”, pero mal. Monzón nació con el ADN de campeón mundial.
Monzón tuvo una de las mas trágicas historias también: una infancia muy pobre en un pueblo repleto de descendientes, como él mismo, aborígenes Mocovíes. San Javier es uno de los pueblos mas antiguos de la Argentina, con una historia muy prolongada de guerras contra el gobierno y contra su capital: Santa Fe. A principios del siglo 20 muchos habitantes fueron muertos, otros perseguidos y los más “afortunados”… solamente reprimidos.
Carlos laburó desde los ocho años hasta llegar hasta lo más alto que una persona puede acceder, para finalmente terminar preso por asesinato y luego muerto, como resultado de un accidente de auto. Se dice que en la cima existe solamente un camino: “la caída”. En el medio todo. Una vida de película.
A casi 50 años de su triunfo más importante, el dia que noqueo al olímpico Nino Benvenuti y le arrebató el titulo mundial Medianos, su leyenda no para de crecer. Películas, libros, programas, y todo tipo de historias son contadas por testigos de aquella época. Y por valientes “historiadores”, como La Ley del Boxeo también.
Monzón fue un típico pobre de Argentina, quien se metió en un gimnasio de boxeo desde muy chico, medio como para salir de sus circunstancias criticas. Un clásico medio para mantenerse esperanzado de poder tener una vida mejor, mucho mas apasionante y placentera. En el año 1950 su familia, jaqueada por la pobreza, decide mudarse al populoso barrio “Barranquitas” en Santa Fe. Fue lustra botas, trabajó como canillita, sodero, lechero.
Su entrenador fue Amílcar Brusa. Cuando lo conoció, recién tenía siete peleas como aficionado y ya había perdido dos. Con don Amílcar Brusa hizo 80 peleas más como amateur y 100 como rentado. Y también hicieron historia. Les falto “hacer llover” nada mas…
Se hizo profesional a los 20 años en 1963 y compiló un récord de 17-3 en sus primeras 20 peleas. Un buen récord, no venía mal… pero nadie se imaginaba, ni en sus más disparatados sueños, lo que iba a suceder con este chico en el futuro. Monzón (87-3-9, 59 KO) no iba a perder nunca más en su vida. “Carlitos” estuvo 80 peleas invicto y en un gran nivel, inverosímil. Una de las mejores y mas increíbles “rachas” de las historia del boxeo.
Monzón media 1,82 y tenía un alcance impresionante de 193 cm de largo. Era un flaco “espigado”, de finas piernas, pero con dos tremendos hombros y brazos que rompían todo lo que pegaban. Le decían, y por muy buenas razones: “Escopeta” Monzón. El sabia usar sus grandes condiciones físicas para sacar ventajas y ganarles a todos. Era insuperable. Todo lo hacia sencillo y eficiente. Y con una gran eficacia. Suenan parecidas las palabras pero significan otras cosas. Era eficaz porque noqueaba sus rivales, eficiente porque lo hacia sin gastar energías sin sentido. Monzón era una maquina perfecta de boxeo.
Cuando Carlos Monzón pelea por el titulo mundial era conocido, tenía condiciones y deseos bien merecidos de ser campeón mundial, pero no era una super estrella ni siquiera acá en la Argentina. Mucho menos se pensaba que le iba a ganar al campeón invicto y olímpico Nino Benvenuti, en Roma, Italia. Monzón venia dominando a Benvenuti, antes de noquearlo con una derecha tenebrosa en la Pelea del Año 1970. Lo venía “hachando” de a poco hasta bajarlo para toda la cuenta. Monzón se convirtió en una estrella de la noche a la mañana, en una hiper atractiva figura deportiva y cultural. Un macho salvaje que exudaba virilidad.
Monzón se manejo en círculos sociales muy altos, jamás imaginados desde que era un pibe, salía con estrellas del cine y la televisión de París, Roma y la alta sociedad porteña. Hasta el mismo actuaba en películas y era invitado a todos los programas . Su romance con la glamorosa actriz Susana Giménez cautivo a las masas. Encima era rico. Manejaba los autos mas caros y se vestía con la mejor ropa, eso le daba un look que encajaba muy bien con su nuevo estatus de guapo e idolo de multitudes.
Después de ganarle a Benvenuti todo cambio. Cuando Monzón peleaba acá en la Argentina o en el extranjero eran grandes acontecimientos en el país. Se paraba todo mientras duraba la acción, no importaba la hora del dia. Y nunca decepcionaba. Había vengado sus tres derrotas, luego le gano a tipos como Benvenuti (nuevamente), Bennie Briscoe, Emile Griffith (dos veces), Jose “Mantequilla” Nápoles y a Rodrigo Valdez (dos veces) antes de retirarse con 13 defensas exitosas del mundial Medianos, cuando se convenció de que había empezado a declinar a sus 35 años.
La vida de Monzón cambió radicalmente gracias a su propio esfuerzo y condiciones, las mujeres adoraban esa cara osea, cuerpo “tallado a mano”, mirada amenazadora y sonrisa real. Hablaba poco y en forma concluyente, terminante, segura. Pero mantenía demonios de su difícil juventud. Incluyendo un mal temperamento y tendencia hacia la violencia. Ya se sabía que era abusivo emocional y físicamente con las mujeres. Había estado preso cuando recién arrancó su carrera. Su mujer, María “La Pelusa” García, le había pegado dos balazos en una trifulca. Uno en el brazo y otro en el hombro, pero se recupero y pudo seguir.
El 14 de febrero de 1988 dos vidas fueron destruidas por una incidente que es de los mas conocidos, y que más escalofríos produjeron en la historia Argentina. Monzón y su segunda mujer, la modelo uruguaya Alicia Muniz, estaban juntos en una casa de Mar del Plata, cuando empezaron a discutir. Los detalles siempre se van debatir, pero algo es seguro: Muniz terminó cayendo del balcón y fue encontrada muerta.
Monzón fue arrestado, y el país no durmió. La gente otra vez prendida a los televisores, pero ahora mirando el juicio, devorando cada instante de información disponible. Igual a como estaban todos antes, pero ahora enfrentando muy serias acusaciones. Monzón siempre mantuvo su inocencia pese ha haber culpado del accidente a su mal temperamento. Jamás confesó. Pero una autopsia indicó que Muniz había sido estrangulada antes de caer desde el balcón. Fue arrestado por asesinato y sentenciado a 11 años en prisión.
El periodista deportivo Carlos Irusta lo visitó en la cárcel y lo impresiono ver a un hombre abatido, quebrado. Se volvió creyente y sumiso. “Cuando el era el campeón, era como un león, un rey. Hablaba de una manera que lo hacia verse un tipo importante. En la cárcel, el no era nada. El tipo que daba ordenes todo el tiempo a la gente que lo rodeaba paso a ser una persona que decía si señor, no señor” recordó el queridísimo periodista Carlitos Irusta. Autor del libro Monzón, La Biografía Definitiva.
Luego la historia se convirtió mas triste todavía, estaba por ser liberado pronto, viajaba con un acompañante en auto, se despistaron y volcaron. Monzón y su acompañante mueren. No muy lejos de su Santa Fe. Así termina la historia de uno de los deportistas y figuras más grande que dio la Argentina. Recordar a Monzón es complicado. En Santa Fe lo recuerdan como un héroe local. Un idolo. Otros como un gran campeón que mato a su mujer una noche bochornosa de verano.
Es increíble que haya pasado tanto tiempo. Nunca hubo otro campeón como Carlos Monzón. El es el numero uno sin ninguna duda de nuestra rica historia. La gente en su gran mayoría quiere recordar eso. Lo otro prefiere olvidar. La Ley del Boxeo también…
LA LEY DEL BOXEO (MARTES 20 HS, ACTIVA 98.9 Y WWW.ACTIVACONTINENTAL.COM).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.